✍ PEDAGOGÍA DIGITAL CRÍTICA | DOCENTES 2.0

Muchos los investigadores que han argumentado que la Informática Humanística o Humanidades Digitales tratan de construir y compartir cosas, que las humanidades digitales replantean el trabajo que se realiza para ser menos consuntivo y más curatorial, menos solitario y más colaborativo. No obstante, las humanidades digitales siempre han sido interactivas y sociales. De acuerdo con el autor Pannapacker (2009) “las Humanidades Digitales pueden ser definidas como un área que aplica los conocimientos de las tecnologías a los problemas de las ciencias humanas” No obstante, se debe tener presente que no se trata solo de integrar herramientas al campo de las humanidades, sino de crear un diálogo entre disciplinas para dar lugar a un movimiento unificado y agradable.

En esta idea, el autor Stommel sustenta que al cambiar la práctica de la pedagogía como un vehículo de enseñar a algo más integral. Por ello, se debe considerar las humanidades no como una escuela de pensamiento o un género académico, sino como una razón del Ser. Por tanto, las humanidades digitales deben llegar y enseñarse como un concepto y diseño.

Por lo antes señalado, listaremos las 4 características de la pedagogía digital crítica:

  1. Centrar la práctica en la comunidad y colaboración.
  2. Permanecer abierto a las diversas voces internacionales y, por lo tanto, requiere invención para reinventar las formas en que la comunicación y la colaboración ocurren a través de las fronteras culturales y políticas.
  3. No puede ser definido por una sola voz.
  4. Uso y aplicación fuera de las instituciones educativas tradicionales.

Es pertinente señalar, que lo digital trae diferentes campos de juego y tipos de interacción. Es por ello, que lo digital solicita que se de vuelta a todos los supuestos que se posee. Las humanidades digitales invitan a una práctica pedagógica, donde el estudiante pueda leer hacia atrás y hacia adelante. La literatura, el cine y otros medios están cambiando, y la manera en que interactuamos con ellos también está cambiando. Cuando imaginamos un enfoque digital de las humanidades, debemos mirar hacia atrás incluso mientras miramos hacia adelante, considerando en qué se han convertido los medios mientras examinamos simultáneamente el cómo y el por qué de su devenir.

Una vez vimos una película solo en un cine a oscuras sin la distracción de otros estímulos físicos externos. Ahora, cada vez más, vemos películas en dispositivos digitales portátiles, muchos de ellos con pantallas táctiles que permiten una interacción cada vez mayor con el contenido. Las redes sociales también pueden funcionar como un sitio potencial de resistencia, un campo de juego nivelado, un presagio de otro tipo de compromiso.

En síntesis, las humanidades digitales se tratan de romper las vicisitudes que se presentan en las aulas de clases. Especialmente a nivel de pregrado, el autor Sample propone lo que está roto y retorcido también es hermoso, y portador de conocimiento. Por ende, las humanidades digitales enseñan a ser críticos porque en esa intersección que proponen, crean un espacio de trabajo grupal. Así, si el devenir tecnológico-social al que nos vamos acercando parece ser algo deshumanizado, al menos se le debe dar una mirada crítica compartida siempre puede ayudar. Acerquémonos entonces a ella desde las Humanidades digitales.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *