ESTRATEGIAS DE ATENCIÓN EN MOMENTOS DE ESTRÉS | DOCENTES 2.0

Los estudios sobre el deterioro de la memoria han permitido aclarar ciertas dudas con respecto a sus causas y su influencia del estrés elevado; aunque su influencia no es siempre la causa negativa. Lo más resaltante en estas investigaciones, es que se cree que cualquier escenario de estrés cambia o altera la atención, ya que cualquier señal de amenaza o peligro conquista la atención. La persuasión de la atención representa el foco atencional a la señal amenazante, lo que acarrea el abandono de la actividad o tarea que se está realizando en un momento determinado.

Por lo tanto, cuando las personas se ven obligadas a vivir y a trabajar en escenarios de estrés, todas sus respuestas terminan convirtiéndose en agresores de su propio cuerpo y mente. La atención y la memoria resaltan inclinación hacia los estímulos que más daño pueden causar, al tiempo parecen perder su valor selectivo y mensajero del significado real de los acontecimientos.

Las personas no tienen mala o buena memoria y en momentos de estrés se suelen presentar diversos problemas que afectan el recordar las cosas. A continuación, vamos a listar una seria de estrategias que permiten optimizar nuestra memoria:

  1. No tener varias actividades a la vez.
  2. No preocuparse excesivamente por un problema.
  3. Realizar ejercicios de atención: sopa de letras, leer periódico, entre otros.
  4. Asociar información con objetos familiares o personas para recordar con mayor facilidad.
  5. Ordenar las actividades por orden de prioridad.
  6. Repetir en voz alta lo que se realiza.
  7. Visualizar aquello que se desea recordar.
  8. Practicar las técnicas de respiración, esto potencia la oxigenación cerebral.
  9. Activar la memoria con la aromaterapia.

En síntesis, cuando las personas están en breve periodos de estrés, la memoria puede verse afectada por la interacción de la comunicación entre las células cerebrales asociadas en el aprendizaje y memoria. Debido que el estrés libera corticotropina en todo el cuerpo, lo cual perturba el proceso del cerebro al momento de recoger y almacenar los recuerdos.