TIPOS DE ESTUDIANTES.

Abordaremos el tema haciendo una reflexión sobre los diferentes tipos de estudiantes que se enfrentan al aprendizaje y al estudio, razonando que cada tipo de estudiante es fruto de la interacción de un determinado tipo de familia, de docentes, de la institución educativa donde se encuentra y del contexto sociocultural más o menos próximo que rodea al estudiante. Ofrecemos una clasificación, describiendo características de los estudiantes que afectan al tipo de aprendizaje que establecen, más o menos comprensivo, motivador y estratégico. Estudiantes, docentes y padres pueden participar de alguna de estas características y tender en sus actitudes y comportamientos a alguno de los modelos que se presentan.

La siguiente clasificación representa unos tipos de estilos de estudiantes para poder analizar cómo se enfrentan al aprendizaje. Debemos precisar que se trata de una clasificación artificial, que intenta ayudar a que cada estudiante se vea reflejado y se sitúe en alguno de los tres tipos de estudiantes que se presentan.

TIPOS DE ESTUDIANTES
PASIVO: Es el estudiante que piensa: «voy a la Institución educativa porque es una obligación impuesta por mis padres, los docentes y/o la sociedad en general. Decido no entrar a veces en clase… Siento el trabajo académico muy aburrido y no me interesa nada. No forma parte de lo que a mí me gusta y prefiero estar con los amigos en el patio o fuera de la Institución educativa. Mis intereses no están en el espacio educativo. Los docentes no se enrollan, hacen las clases aburridas y teóricas… No me llevo bien con el docente, no me comunico… Me falta material, a veces ni lo llevo, voy sin libros, sin libretas, no tomo apuntes y me aíslo. Cuando decido hacer una actividad, me encuentro con muchas dificultades, me falta base, constancia, siento que no puedo… y por eso me retiro. A veces genero conflictos en clase porque no sé hacer otra cosa. Pienso que la clase es un aburrimiento. A los docentes sólo les gusta mandar…»
MEMORISTA: Este tipo de estudiante suele pensar: «Me preocupan mis notas, me preocupa aprobar. No tengo claro porque voy al Institución educativa o estudio, lo hago porque así me lo indican mis padres. Me gusta quedar bien ante los demás y recibir su aprobación. Estudio mucho pero mi comprensión falla. No tengo una planificación ni buenos hábitos de estudio. Realizo los deberes e intento ajustarme a lo que me indica el profesor. Tomo apuntes y llevo ordenado mi cuaderno. Estudio mucho antes del examen, pero cuando es de razonamiento suelo fallar y no obtengo resultados favorables. Voy a lo mío y me interesa quedar bien. En las explicaciones nunca pregunto, aunque no lo entienda, porque los demás podrían pensar que soy tonto. Intento realizar las tareas tal y como me las indican…»
EFICAZ, BUEN ESTUDIANTE: Es el estudiante que piensa que estudiar y aprender es bueno y positivo, sabe que exige esfuerzo y que se debe renunciar a ciertos momentos de diversión con los amigos. Piensa: «Me gusta resolver problemas, es bueno tener en pensamiento divergente y creativo. Tengo expectativas positivas sobre mi futuro académico. Me planifico el tiempo de estudio. Suelo hacer los deberes y estudiar a diario. Llevo mi orden en el cuaderno. Cuando me presentan las tareas, las suelo tomar como un reto, doy opiniones y me gusta la participación. Suelo tener éxito en los exámenes…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.