LA ENSEÑANZA, EL APRENDIZAJE Y LA EVALUACIÓN.

Debemos señalar, que en cualquier modalidad instruccional es necesaria una fuerte relación entre la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación. A continuación, se muestran algunas definiciones que permiten comprender esos procesos, especialmente cuando la modalidad es en línea. Los autores Ko y Rossen, nos brindan una definición muy sencilla de la enseñanza en línea: … “Es una forma de educación a distancia, un proceso que incluye cursos dictados a través de correo electrónico, video, o conexión vía teléfono o TV por satélite – cualquier forma de aprendizaje que no implique la clase tradicional en la cual los estudiantes y el instructor deben estar en el mismo lugar al mismo tiempo”. 

Además, El autor Añade Salmon, señala que la enseñanza en línea se establece en la Comunicación mediada por el computador (CMC), y que “…la CMC sirve a la gente en casi cualquier lugar, porque los participantes sólo necesitan tener acceso a un computador, una conexión de red y clave, un modem y una línea de teléfono para participar”. 
El aprendizaje en línea, de acuerdo con el autor Weller, señala sus elementos: 
  1. Constructivismo.
  2. Aprendizaje basado en recursos.
  3. Aprendizaje colaborativo.
  4. Aprendizaje basado en problemas.
  5. Aprendizaje situado 
Por otra parte, el autor Kearsley, señala las características de la educación en línea: 
  1. Colaboración.
  2. Conectividad.
  3. Centrado en el estudiante.
  4. Sin límites de lugar y tiempo.
  5. Comunidad.
  6. Exploración.
  7. Conocimiento compartido.
  8. Experiencia multisensorial.
  9. Autenticidad 
Algunas de esas características regularmente se evidencian en el entorno de la educación tradicional, pero en conjunto establecen una nueva forma de enseñanza y de aprendizaje que implica significativos cambios en la forma como se diseñan y desarrollan esos procesos. 
El uso de tecnologías en línea, colaboran con una serie de facilidades que no están disponibles para el estudiante en los ambientes tradicionales, como son: 
  1. El nivel de inmediatez así como de interacciones; 
  2. Las posibilidades de acceso a las cursos desde cualquier lugar y tiempo; 
  3. La capacidad de retorno de comentarios y de discusión que ayudan a la construcción del aprendizaje por el propio estudiante. 
Todas esas disposiciones deben aprovecharse también para la evaluación en línea, cuyo diseño y desarrollo deben ser coherentes con todos los aspectos señalados anteriormente para la enseñanza y el aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.