Las Estrategias Didácticas, son una herramienta versátil, para que el docente pueda trabajar de una manera adecuada, en la formación de valores, adaptada a las necesidades de los estudiantes. Las mismas, se han organizado con base en una exposición de temas relacionados con el contenido a desarrollar, a partir de la cual se realizan actividades como las siguientes:

  1. Discusión en grupos.
  2. Prácticas de experiencias vivenciales. 
  3. Análisis de temas y canciones seleccionadas. 
  4. Representación o dramatización de situaciones específicas. 
  5. Dinámicas de apertura. 
  6. Desarrollo y cierre de las sesiones. 
  7. Charlas. 
Aun cuando las estrategias mencionadas, se han ideado para dar capacidad a la creatividad de los educadores, se pueden usar de las siguientes maneras:
  1. De una manera formal, incluyéndola dentro de la planificación de clases a manera de inicio o cierre del mismo, contribuyendo al desarrollo moral del estudiante.
  2. Identificando algún problema o necesidad en la clase que amerite la implementación de estrategias, desarrollando el valor que pueda guiarlos a un cambio de conducta adecuada.
  3. Sistemáticamente escogiendo el valor a estudiar en la semana el cual será reforzado en cada clase de pendiendo de la necesidad del grupo. Se le pedirá al alumno que adquiera una libreta o cuaderno especial para hacer sus anotaciones y reflexiones durante el estudio de los valores propuestos, que los guiarán a lo largo de sus vidas. 
  4. Pueden ser utilizadas en actividades extraescolares, reuniones sociales, al aire libre siempre y cuando se tenga la intención de formar en valores.
Como se puede observar, esta forma de propiciar el acercamiento a los estudiantes a una vida sustentada en valores se corresponde con los principios fundamentados por el constructivismo dado el carácter vivencial de las estrategias didácticas que pueden ser utilizadas por el docente. 
Que de acuerdo con el autor Entwistle, con su aplicación se otorga validez ecológica al aprendizaje que se busca y que se logra. Simultáneamente, se logra que el estudiante piense, reflexione sobre la situación planteada, que capte el sentido del contenido en discusión a través de su participación activa mental y física, el docente debe pulirse en utilizar un vocabulario y terminologías adaptados al grupo y a sus conocimientos previos sobre el tema, todo ello para predisponer favorablemente al estudiante hacia la comprensión e internalización del valor, haciendo que sienta significativo, con sentido, lo que aprende. 
Para alcanzar esta perspectiva, es necesario que el docente anticipe su acción con claridad de sus propósitos, porque en realidad, los procedimientos, valores y actitudes no se logran por sí solos. Además, sobre ellos debe incidir el docente. La ayuda pedagógica planificada es necesaria para poder trabajar con una metodología de aprender a aprender se necesita que las estrategias sean consideradas como un contenido más y como tal analizadas y anticipadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.