Las capacidades asociadas a la tecnología requieren una capacitación específica, aunque sin embargo, no admiten una formación profesional específica, creemos que cualquier docente puede lograr alcanzar estas competencias con procesos de capacitación en forma progresiva. 

El concepto de competencias que propone el autor Bosco, se refiere a la posibilidad de desarrollar capacidades que permitan “usar funcionalmente los conceptos y habilidades en contextos diferentes».

En el caso específico, de las competencias vinculadas con las TIC, las capacidades trascienden a dichas tecnologías. El autor Area sugiere, considerar cuatro dimensiones para clasificar las competencias: 
  1. Dimensión instrumental 
  2. Dimensión cognitiva
  3. Dimensión actitudinal 
  4. Dimensión axiológica 
Y de acuerdo a ello, la capacitación no sólo tiene que apuntar al lucro de habilidades tecnológicas específicas para el uso de las TIC como recurso, sino que debe promover el uso crítico de las tecnologías desde actitudes positivas hacia la comunicación, colaboración y construcción del conocimiento. Luego, la capacitación tendrá que revertir las creencias, temores, resistencias para trabajar con TIC y promover el desarrollo de las competencias atendiendo las cuatro dimensiones mencionadas.
Pero, ahora te preguntamos: ¿Cuál sería el modelo ideal, de acuerdo a las capacidades de un docente orientado al aprendizaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.