¿LA TECNOLOGÍA 5G POTENCIA LA EDUCACIÓN VIRTUAL A NIVEL MUNDIAL? | DOCENTES 2.0

Actualmente, la sociedad esta hiperconectada, es decir, es una sociedad que cuenta con la capacidad de estar unidas por líneas virtuales de comunicación bidireccionales de diversa naturaleza con el resto del mundo. Tal como lo señalan los autores Hofmann y Vohs (2015) la hiperconexión es la “necesidad de estar conectado a internet y a las redes sociales”. En tiempo de confinamiento, el tema de la tecnología 5G ha tomado importancia para algunos sectores en especial en el ámbito educativo.

En algunos países de Europa, la población ha tomado reacciones extremas con respecto a esta tecnología, por lo cual, ha sufrido ataques condenables como la quema de las antenas, por la supuesta teoría de que las ondas de radio involucradas en el 5G se encuentran en baja frecuencia del especto electromagnético y que esto ha ocasionado la propagación del coronavirus. Algunos expertos en la materia señalan que biológicamente es imposible y que esta tecnología no afecta al sistema inmune.

El 5G es la quinta generación de tecnología móvil y tiene un mejor rendimiento en cuanto la velocidad de conexión, es decir, hasta diez veces más que el 4G, reduce el tiempo de respuesta a la web y potencia el número de teléfonos conectados. En tiempo de confinamiento el ámbito educativo ha potenciado o migrado en algunos casos a la educación virtual, este paso ha sido de gran ayuda para sociedad en la construcción del conocimiento, como, además, para no perder o descuidar la educación en todos los niveles. No obstante, para alcanzar con éxito este gran reto se debe asegurar un nivel óptimo de conectividad a internet.

Hoy en día, algunos países ya han destinado parte de sus presupuestos para la implementación de esta tecnología. Pero, en muchos países las legislaciones no suelen apoyar los avances tecnológicos. En este mes ya muchos países han dado inicio al nuevo año escolar a través de clases virtuales o a distancia. El reto es asegurarse de que esta sea sostenible en el tiempo y luego del confinamiento.

En síntesis, el reto consiste en prepararse en el desarrollo de la conectividad y para ellos los países deben ajustar sus marcos legales de ancho de banda, promover el despliegue de las infraestructuras y facilitar la misma en todas áreas del país para poder así eliminar la brecha digital en aquellos lugares más marginados por el avance de la tecnológico-educativo. Las instituciones, docentes y padres han demostrado en tiempo de confinamiento un serio compromiso con la calidad educativa. Pero, para afianzar esta educación digital se hace necesario la conectividad, y la red 5G es la clave en la sociedad hiperconectada.