¿QUÉ ES EL PARADIGMA TECNOLÓGICO? | DOCENTES 2.0

El paradigma de la tecnología se basa en la comprensión de cómo funcionan las cosas. Si el mecanismo es simple y visible. Si las posibilidades llevan a una persona al lugar correcto, sugieren la acción correcta y fácil de ver las consecuencias de esa acción. El autor Dosi en el año 1982 fue es quien cambió la noción de paradigma científico de Kuhn a una analogía tecnológica, un “paradigma tecnológico”, el cual lo define como: «Una mirada, un conjunto de procedimientos, una definición de los problemas relevantes y de los conocimientos específicos relacionados con su solución» (1982, p.148). Por lo tanto, se puede reflexionar que es muy importante que dentro del paradigma mismo se programe la dirección del avance. El autor Dosi lo llama «trayectoria tecnológica».

La teoría de un paradigma tecnológico no explica una teoría general del cambio técnico, sino que trata de explicar por qué surgen ciertos desarrollos tecnológicos en lugar de otros. La creencia de que una nueva tecnología revolucionará la educación al cambiar los métodos de enseñanza y hacer que el aprendizaje sea más efectivo y significativo ha sido parte del paradigma de la tecnología educativa desde la década de 1920.

Actualmente, parece haber un cambio de esta perspectiva tecnológica a una perspectiva cultural, tal como lo señala Haaparanta et al. 2008 se hace énfasis en la necesidad de que las culturas de enseñanza y aprendizaje se transforme para incluir los medios digitales en las prácticas escolares. No obstante, el paradigma de la tecnología educativa enfatiza “la implementación instruccional de tecnologías educativas y ve las alfabetizaciones digitales como herramientas para un mejor aprendizaje y perspectiva de la educación en medios digitales” (Mujica-Sequera, 2019).

El autor Buckingham caracteriza la perspectiva de la educación en medios de la siguiente manera: “Si queremos usar Internet o juegos de computadora u otros medios digitales para enseñar, necesitamos equipar a los estudiantes para que comprendan y critiquen estos medios: no podemos considerarlos simplemente como medios neutrales para entregar información, y no debemos usarlos en de una manera meramente funcional o instrumental” (2008, p. 73).

En síntesis, de acuerdo con la creencia en el poder revolucionario de las tecnologías que proporcionan a los ciudadanos los conocimientos necesarios para funcionar en la sociedad actual, siempre se ha considerado una tarea clave para la educación formal. El discurso de la brecha digital que muchos autores enfatizan al fracaso de las instituciones educativas se reproduce también en términos de alfabetizaciones digitales. Por ende, “el docente debe trascender de la instrucción conductista a la constructivista, bajo un paradigma tecnológico que ya está consolidado en la educación digital” (Mujica-Sequera, 2021).