✍INFLUENCIA DE LA MÚSICA EN LA ALFABETIZACIÓN | DOCENTES 2.0

Hoy en día, la música ha servidor de distractor y relajación para las personas.  De acuerdo con el autor Collins (2021), “apoyar el aprendizaje musical es darles a los niños un regalo para el resto de sus vidas. Incluso cuando sean mayores, su salud cerebral será más fuerte”. En los estudios sobre neurociencia señalan que se pueden apreciar conexión entre los niños que luchan por mantener el ritmo de la música y su progreso en una clase. Por ello, el autor Kraus (2021) menciona que a menudo

“utilizamos el ritmo todo el tiempo para tomar turnos, para enfatizar, y sabemos biológicamente que los niños que tienen dificultades con las habilidades rítmicas, como seguir el ritmo o el patrón del ritmo, también son niños que tienden a tener dificultades con las habilidades del lenguaje y esto incluye la lectura”.

Por lo tanto, la alfabetización depende de la detección de patrones de sonido, y este aprendizaje de patrones es parte del procesamiento auditivo. De acuerdo con algunos estudios realizados, los niños con dificultades de lectura tienen más éxito cuando los docentes mejoraron la calidad del sonido de su instrucción mediante el uso de dispositivos de escucha asistida que hicieron que sus voces fueran más nítidas y menos distorsionadas, ya que las respuestas cerebrales al sonido se vuelven más consistentes, lo que sugieren que las causas de su problema fue un cuello de botella en el procesamiento del sonido que se puede abordar con intervención.

Dada esta relación entre la alfabetización y el procesamiento del sonido, algunos expertos cree que la educación musical es un complemento vital para la enseñanza de las materias básicas. Tocar instrumentos musicales o escuchar sonidos instrumentales durante una actividad escolar o estudio ayudará a la lectura, escritura y aritmética, además de las otras formas en que fortalece el desarrollo del cerebro. Por consiguiente, los estudios realizados por los autores Kraus y Collins coinciden en que hacer música es una de las mejores formas de fortalecer la atención, la memoria de trabajo y la perseverancia. Se ha demostrado que estas fortalezas, desarrolladas en la clase de música o en la sala de práctica, se transfieren a otras actividades. El aprendizaje musical es esencialmente un campo de entrenamiento para las habilidades de atención. La música es motivadora, pero practicar no siempre es divertido y eso también es valioso. Cada nueva canción tiene que ser practicada una y otra vez o escuchada para que el cerebro se relaje. Si bien una actuación final puede parecer el momento culminante.

En síntesis, cuando los padres y las instituciones educativas consideran la introducción de la música o la adecuación de un ambiente musical en las actividades académicas, permiten que el estudiante obtenga una visión más amplia que la perspicacia cognitiva. En este mundo, necesitamos poder conectarnos entre nosotros, el idioma y las culturas. A través de la música, podemos construir puentes. Podemos celebrar nuestra humanidad compartida.