¿CÓMO LA TECNOLOGÍA INCIDE EN LA PRÁCTICA DOCENTE? | DOCENTES 2.0

Hoy en día, el ámbito educativo ha sufrido grandes transformaciones, entre ella la evolución de los contenidos, orientaciones de los programas, desarrollando de recursos didácticos y la reconstrucción de la práctica pedagógica. Lo cual, ha beneficiado al aprendizaje significativo, protagonismo, mediación, como, además, control del proceso de formación de los estudiantes de acuerdo con su estilo de aprendizaje.

El avance de la tecnología ha marcado un gran transcender el quehacer pedagógico, el docente ha tenido que incorporar si o si, las herramientas tecnológicas en su programación educativa, que, para muchos, ha ocasionado tecnoestrés, tecnofobia incluso tecnofilia por tratar de adaptarse a la demanda de la sociedad actual.  En la actualidad, el propósito del docente es desarrollar recurso didáctico con fines tecnológicos-educativos que den soporte a los contenidos académicos, fomenten el pensamiento crítico y desarrollen habilidades en el estudiante, para la sociedad de conocimiento.

Para nadie es un secreto, que la utilización de la tecnología facilita el compromiso profesional en el aula de clases, aunque en algunos casos puede llegar a ser desfavorable por el desconocimiento de las oportunidades y políticas que ofrecen estas.  Se debe señalar, que la tecnología es solo una herramienta que facilita el quehacer pedagógico, la tecnología por sí sola no es garante de aprendizaje, para ello, el docente debe ser quien planifique, asimismo, adecue estas herramientas en su práctica pedagógica.

La tecnología índice en práctica docente, porque los compromete con una nueva visión, que manifieste un cambio positivo dentro de las aulas de clases. Además, permite la adaptación del material, ahorro de un espacio físico, control adecuado de las normas e impulsa el aprendizaje audiovisual. La alfabetización digital de los docentes mejora la productividad en el proceso enseñanza-aprendizaje como instrumento cognitivo y para la realización de actividades interdisciplinarias, como, colaborativas. Por ende, los avances tecnológicos inciden en los cambios de la práctica docente porque difunde, extiende, proyecta, amplifica y multiplica el propósito de la educación.

En las aulas de clases constantemente se originan interrogantes, algunas para conocer el pasado, o, bien para promover cambios en los procesos de enseñanza-aprendizaje. La evolución del hombre no solo está unida a lo que ha vivido; también está atado a lo sigue aprendiendo, aportando, colaborando y sirviendo como escalón de una formación integral.

En síntesis, el docente no puede dejar a un lado la capacitación constante, alternativas y recursos para enriquecer su quehacer pedagógico. Es importante, señalar que es de vital importancia que los directivos no desfallezcan en ofrecer calidad, en reconocer la importancia del cuerpo docente y en colaborar para alcanzar las metas educativas en una sociedad del conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *